Inicio de sesión

Parte 6 (y última): Epílogo.

Puedes ver la publicación original de este artículo y dejarnos tus opiniones en nuestro Facebook.

Ya tenemos tres culpables: ignorancia, avaricia y soberbia. Pues... menudo futuro nos espera, porque… el que esté libre de pecado… Y no seré yo el que haga el primer lanzamiento… (acabo de leer que los puntos suspensivos son lo más de lo más en las redes sociales… no importa si quedan bien o no… lo importante… es terminar… todas… las frases… incluso… palabras… con puntos… suspensivos…)...

Hagamos un repaso rápido. Ignorancia no me falta, vale, no será tanta como el año pasado, y desde luego que no es tantísima como hace 10 años, pero ahí está. Avaricia, pues una poca, que le voy a hacer yo, si me gusta el buen vino. Y como el Pilates, además de una pasión, es la forma de ganarme la vida, desde luego que si puedo ganar 200 mejor que ganar 100. Y soberbia ya he comentado que tampoco me falta, porque además viene muy bien para quererse uno mismo y mantener un buen nivel de autoestima.

Pues estamos “apañaos”. ¿Y que hacemos ahora? Que nadie se tire de los pelos, que la solución ya está marcha. El primer día que un nuevo grupo comienza la formación de Romana’s Pilates, se equipa a los nuevos estudiantes con 3 potentes armas. Quizás, no sean tan espectaculares como un espada láser (hubiera molado que te c_g_ s), pero son de gran ayuda en la nada fácil, ni suficientemente reconocida labor de mantener el legado de Joseph Pilates. A por ellas.

Humildad es el remedio contra La Soberbia. No se trata de sumisión ni de acabar con esa autoestima de la que hablábamos antes. Uno puede verse como un gran profesor o incluso maestro pero a la vez reconocer que siempre puede aprender de los demás y que todo lo que sabe se lo debe a su vez a sus Maestros.

Respeto es el remedio contra La Avaricia. El respeto marca una línea de lo que uno puede o no puede hacer para que el legítimo derecho a ganar dinero no acabe por cargarse el mucho más valioso trabajo de un Genio.

Trabajo es el remedio contra La Ignorancia. Pero ¡ojo! No cualquier trabajo vale. Porque al igual que nuestra vieja conocida Cecilia, por mucho que se esfuerce y por mucha experiencia que adquiera, como no vaya a una buena escuela de restauración no va a conseguir dejar al Ecce Homo como es debido. El trabajo debe ser guiado y la Ignorancia remediada por alguien que haya utilizado estas tres armas y que a su vez su Maestro haya hecho lo mismo hasta tener una línea directa hasta Joseph Pilates. ¿Acaso hay otro camino?

Humildad, Respeto, Trabajo.